¿y entonces?

Hola amigos

El envase de yogurt individual no es recibido en los puntos limpios de nuestro país. Su etiqueta de papel adherida al pote deja este residuo sin interesados en el mercado del reciclaje nacional.

Si nos preocupan los residuos y el reciclaje… ¿qué alternativas tenemos para seguir consumiendo yogurt sin cargo de conciencia?

¡varias!

Repasemos en pocas palabras algunos puntos. Este producto lácteo se obtiene a partir de la fermentación del azúcar de la leche.  Su proceso es realizado por bacterias benignas, que en un tiempo y temperatura determinada,  nos entregan este producto tan demandado hoy por grandes y niños. ¿Cómo logramos estas condiciones?

Yogurteras:

Estos aparatos nos permiten de manera simple y sin residuos obtener un saludable yogurt hecho en casa manteniendo una temperatura óptima para que las bacterias de yogurt se multipliquen.    Si te animas a comprar una yogurtera podrás recuperar tu dinero rápidamente. Haciendo un cálculo rápido al precio actual del pasillo de refrigerados,  un yogurt hecho en casa cuesta casi la mitad de un yogurt comprado en tienda.

¿De dónde podemos obtener estas benignas bacterias?

Tenemos dos opciones:

Opción 1: comprar un yogurt  clásico individual para la primera vez (sin frutas ni extras).  Este producto debiera traer la cantidad de bacterias que necesitas para este proceso.

Procedimiento: Agrega el yogurt que compraste a un litro de leche a temperatura ambiente, mezcla bien con una cuchara o revolvedor y luego rellena él o  los potes de tu yogurtera. El equipo demora, dependiendo del modelo, entre 8 y 12 horas su proceso.

Una vez obtenida tu primera producción te recomendamos reservar uno de “los tuyos” para  la siguiente vez.  Así sin residuos puedes continuar el proceso interminables veces.

Opción 2: También puedes comprar el cultivo. En Chile, Yogustart vende un sobre con 10 porciones, cada una de ellas para preparar un litro de yogurt. 

Procedimiento: Agrega a un litro de leche que esté a temperatura ambiente, un sachet individual de Yogustart, revuelve con cuchara o revolvedor y, al igual que el proceso anterior, rellena él o  los potes de tu yogurtera.

Es importante que consideres tomar precauciones si al comprarlas debes trasladarte muy lejos, especialmente en verano. Sobre los 21 grados se activan y si no son alimentadas morirán por lo que se requiere guardarlas refrigeradas.  También podrás reservar una unidad de tu yogurt preparado para la siguiente producción.

Es una excelente apuesta para quienes están preocupados por la  concentración de bacterias de los yogurt del mercado.  No porque tengan apariencia de yogurt tendrán suficientes. Fíjate en los ingredientes y muchos usan espesantes en sus formulaciones.

Existen varios modelos  y marcas de yogurteras  en el mercado, con envases de litro, individuales o mixtas, con vidrio o plástico. Te  presentamos algunos de los modelos que se venden hoy en nuestro país.

  • Oster, con temporizador, tiene potes individuales y uno familiar. Todos de plástico.


  • Tefal  nos ofrece un yogurtera con 7 vasitos de vidrio de 160 ml  cada uno, con temporizador y tapa con indicador de fecha para no olvidar cuando fabricaste tu yogurt. Si se llegara a romper alguno, puede ser reemplazado por un frasco de alimento para niños (colados), ya que su tamaño se acomoda perfecto en el equipo.

  • Blanik nos presenta este modelo económico de un solo pote en formato familiar con temporizador y sus partes internas de plástico.


  • Yogurt Day  Este modelo de la marca Roichen no es eléctrico. Su funcionamiento se basa en calentarla con agua caliente previamente, para luego incorporar la leche con las bacterias. Su aislación mantiene  las condiciones térmicas necesarias durante 8 horas para que se multipliquen.


¿Sin yogurtera en casa?  También se puede y es más fácil de lo que te imaginas

Puedes usar un termo ¿que más simple?

Es necesario calentar un litro de leche a una temperatura aproximada de 45°. Ya con la leche a la temperatura indicada, agregar las bacterias de sobre o un yogurt comprado, revolver suavemente con cuchara de madera y disponer la mezcla en los termos por la noche. En la mañana lo llevas unas horas al refrigerador y listo! El paso a paso lo encuentras en youtube en este link, en donde este simpático italiano te cuenta algunos detalles.

¿Y si no tengo termo?……. también se puede

Ciudadanab.com nos explica como hacer un delicioso yogurt griego, calentando previamente el horno. Puedes ver detalle en su página y aprovechar de revisar sus exquisitas recetas.

Que tan efectivos sean los yogurt del mercado para empezar a hacer nuestro producto en casa dependerá que tanta concentración de bacterias tenga.  ¿una buena prueba no?

En este artículo no profundizaremos en la calidad de los productos pero si quieres saber más puedes visitar esta página de ODECU, Asociación de Consumidores que el año 2011 realizó un estudio en Chile sobre la materia.


Búlgaros, Kéfir o pajaritos (Lactobacillus bulgaricus)  Estos son colonias de bacterias lácticas y levaduras. Tienen una larga historia con origen en lo que hoy llamamos Bulgaria.  ¿Qué hacen? inducen la fermentación de la leche produciendo un delicioso yogurt natural bastante ácido que tiene gran reconocimiento de sus propiedades saludables. ¿Es económico? Sí! sólo el valor litro de leche.

Pincha la fotografía para saber  más.


Para quienes definitivamente no quieren o no pueden optar por las alternativas anteriores, se sugieren las siguientes opciones que cuentan con envases reciclables. Es importante preguntar en tu punto limpio más cercano si reciben estos tipos de plásticos para contar con información que te permita hacer una compra responsable. Te presentamos algunos ejemplos de los que sí son recibidos en algunos de los puntos de reciclaje de nuestro país.

Vaso: Este formato es muy práctico para ser reutilizado y al final de su vida útil pueden ser reciclados. El material es

Polipropileno (PP) número 5.


Botella : El formato tipo botella en su mayoría Polietileno de Alta Densidad (PEAD), número 2 en la clasificación de plásticos.


Bolsa  Hasta hace poco tiempo atrás todas eran de un plástico un tanto transparente que sí son recibidas en algunos puntos limpios en la clasificación N°2, Polietileno.

Hoy algunas marcas tienen un material que es negro por dentro. Hemos recibido información poco clara y contradictoria de si es reciclable o no en Chile, por lo que no recomendamos su compra por ahora.

 


También es reciclable el formato de envase que no tiene etiqueta pegada, es de Poliestireno de Alto Impacto o N°6,  recibido en algunos de los puntos limpios del país.

 


En Chile tenemos una empresa, Chilolac, que tiene yogurt con pote reciclable y se vende en el Sur de nuestro país  que tiene la información impresa en el pote.

 


La empresa Nestlé sacó al mercado un postre de yogurt aireado. Su precio es mayor que un yogurt batido y  contiene 90 grs de producto. Tanto el pote  como la etiqueta que son de Poliestireno (PS, N°6), son reciclables.

Bueno amigos, estas son las alternativas que hoy tenemos en el mercado chileno.

No compremos productos en envases que no pueden ser reciclados. No seamos cómplices. Recuerda que lo ideal es NO producir residuos y en materia de yogurt sí tenemos opciones.

Un fuerte abrazo, esperamos que esta información sea de utilidad y vamos……

¡anímate a hacer el cambio!

¿a quién piensas le puede interesar esta información? Gracias por compartir

2 pensado en “¿y entonces?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *